Imagen correspondiente al post cómo apagar incendio eléctrico de Securitas

Las sobrecargas en las instalaciones eléctricas o el funcionamiento anómalo de cualquier aparato conectado a la corriente puede terminar tragedia y pérdidas económicas. Para saber cómo apagar un incendio eléctrico hemos preparado esta guía que te enseña cómo enfrentarte a estas situaciones.

¿Qué razones hay detrás de un incendio eléctrico?

La razón más obvia por la que se produce un incendio eléctrico es el sobrecalentamiento de algún aparato conectado a la corriente, que en determinado momento, por un mal funcionamiento o sobrecarga, provoca que se caliente en exceso y arda. Un aparato puede arder por varias razones:

  • Aparatos con tendencia a calentarse, que se sitúan en sitios indebidamente refrigerados.
  • Componentes eléctricos del aparato demasiado antiguos..
  • Instalación eléctrica deteriorada por mal uso (cables pelados, cables roídos, cables forzados, etc.)
  • Enchufes mal conectados que pueden producir chispas.

La segunda razón la podríamos encontrar en tener un cableado eléctrico deficiente, motivo por el cual el cableado puede calentarse y empezar a arder debido a que el plástico que recubre el metal del cable arde. Esta situación se puede dar por:

  • Cuadros y contadores de empresas manipulados por personal no cualificado.
  • Instalación eléctrica no adaptada a la la potencia que se necesita en un local como una nave industrial, o una casa.
  • Empalmes demasiado caseros.
  • No existencia de aislamiento eléctrico reglamentario en el cableado.
  • Enganches a la red eléctrica no autorizados (y por tanto con instalaciones eléctricas defectuosas).

¿Cómo se puede propagar un incendio causado por razones eléctricas?

Una vez que el fuego se ha creado, ya sea en el interior de la instalación o sobre un aparato que se ha sobrecalentado en exceso, la propagación del fuego dependerá de lo ignífugos que sean los materiales de la instalación o el aparato que estén ardiendo.

Un aparato de pésima fabricación y materiales poco ignífugos arderá más que otro que sí lo sea, y si ese aparato o instalación que arde está cerca de otros elementos, hemos también de tener en cuenta las propiedades ignífugas de esos elementos.

Razones como estas llevan por ejemplo, a que una empresa tenga que instalar su sala de servidores en sitios bien refrigerados y alejados de otros objetos, para evitar que el fuego se expanda por diversas superficies combustibles.

Pasos para poder apagar un incendio eléctrico con seguridad

Evalúa si deebes llamar a los bomberos, aunque si tienes un proveedor eficiente de seguridad, ellos pueden ocuparse.

1 – Evalúa si debes de llamar a los bomberos. Nosotros te recomendamos que ante la gravedad que supone siempre alertar un fuego en las instalaciones de tu empresa o en casa, intentes llamar a los bomberos lo antes posible, y si le puedes decir que el fuego es de origen eléctrico, mucho mejor.

2 – Cortar la corriente eléctrica. Mientras estás llamando a los bomberos, intenta cortar la corriente eléctrica de tu casa, oficina o instalación industrial. Esto evitará problemas mucho mayores como que otros aparatos se sobrecalienten y aumente así el fuego eléctrico. Sobra decir que cuando te acerques a la caja de fusibles, tus manos no pueden estar mojadas, y la caja no puede estar en llamas. Si es así, alértalo cuando llames a los bomberos y no te acerques, ya que podrías quemarte o sufrir electrocución.

3 – Localiza un extintor de CLASE C. Si no sabes qué tipo de extintor tienes te recomendamos que ni siquiera lo uses, ya que podrías empeorar la situación. Para saber cómo apagar un incendio eléctrico con el extintor adecuado, debes de usar los “extintores clase C”, que son:

  • Extintores de gas carbónico o dióxido de carbono (estos recuerda que deben de usarse con poca presión ya que si se aplica una presión excesiva pueden contribuir a avivar el fuego).
  • Extintores químicos secos comunes.
  • Extintores de fuego de halón.
  • Extintores de químico seco de uso múltiple.

4 – ¿El incendio es pequeño?: Usa una manta ignífuga. Se recomienda que en instalaciones pequeñas u oficinas se tenga una de estas mantas, que funcionan de una forma muy lógica y sencilla: el fuego para seguir ardiendo necesita oxígeno, por lo que si se echa una manta encima del fuego se agotará muy pronto y habremos controlado el incendio.

5 – ¿El incendio es grande o empieza a crecer rápidamente?: Usa el extintor. Este punto es fundamental para saber cómo apagar un incendio eléctrico, ya que después de elegir el extintor, hay que saber cómo usarlo, para poder contener el fuego de una forma más efectiva. Para ello te recomendamos que aprendas los siguientes consejos para usar un extintor:

  • Apunta con la boca del extintor a la base de la llama. Un error muy común es apuntar a la zona media o superior de la llama y con esto no conseguimos nada, salvo vaciar el extintor.
  • Aplica la precisión necesaria, ya que a veces por nerviosismo provocamos que el fuego sea mayor o vaciar el extintor rápidamente.
  • Muévete de izquierda a derecha apuntando a toda la base del fuego.
  • No te pongas nunca de espaldas al fuego cuando uses el extintor, tenlo siempre de frente.

Cómo apagar un incendio eléctrico: consejos extra

Un ordenador que se ha sobrecalentado puede ocasionar un incendio en mitad de la noche que puede terminar devastando tus instalaciones

Primer consejo: si vas a someter tu casa, local u oficina a una renovación del cuadro eléctrico, procura que los circuitos sean independientes, sobre todo de aquellas estancias donde hay mayor consumo eléctrico e incluso crea circuitos exclusivos para ciertos aparatos. De hecho, en las viviendas actuales que se construyen en España el cuadro de luz tiene muchos más fusibles que hace unos años, ya que hay circuitos específicos para el termo eléctrico, el lavavajillas o el frigorífico. Incluso hay viviendas que las luces del techo van por separado o incluso hay cuadros de luces por habitaciones.

Segundo consejo: las oficinas, locales y viviendas con más de 20 años de antigüedad empiezan a tener una instalación eléctrica que puede que dé problemas. Si esto es tu caso, estate atento a aparatos que se recalienten y a enchufes que presenten una temperatura anormalmente elevada.

Tercer consejo: revisa la fecha de caducidad de tus extintores. Por defecto confiamos demasiado en que un extintor dura para siempre y nada más lejos de la realidad, ya que debemos anotar en nuestra agenda electrónica o de papel las fechas en las que caducan los extintores, estar pendientes de esta forma de su reposición.

Y tras todo lo expuesto, recuerda: un incendio eléctrico en resumen se produce por el sobrecalentamiento provocado por un funcionamiento anómalo de un aparato conectado a la corriente o por una instalación eléctrica deficiente. Para proceder a su extinción nuestra mejor arma es la prevención y contar con empresas certificadas que hagan la revisión de nuestros equipos y la revisión de nuestros extintores, y siempre que tengamos dudas sobre cómo usar un extintor o una manta ignífuga, acudir a nuestro partner en materia de seguridad y aclarar rápidamente nuestras dudas. No hay nada más valioso que nuestra vida y prevenir accidentes siempre es la mejor inversión posible.

2 Comentarios
  1. Leopoldo Chao Arbiol 7 meses

    En la actualidad el Reglamento que lo regula (RIPCI) esta en vigor des de el 12/12/2017 fue aprobado mediante Real Decreto 513/2017 de 22 de mayo.

  2. RAQUEL MAITA 5 días

    Muchas gracias por el artículo.
    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

©2018 Securitas Seguridad España, S.A.

BLOG DE SECURITAS
Seguridad para empresas

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?