Una cámara térmica es capaz de detectar el espectro electromagnético infrarrojo.
  • Aunque en el sector de la seguridad es habitual el uso de cámaras térmicas para la detección de intrusiones, cada vez se vinculan más a procesos asociados a la continuidad del negocio e incluso a aquellos relacionados con el control de la calidad.
  • El mantenimiento predictivo de las instalaciones, la supervisión en cadenas de producción o la prevención de incidentes en el sector industrial son algunos de los ejemplos de uso más habituales.

Pero… ¿qué es una cámara térmica o infrarroja? Y, sobre todo, ¿qué tenemos que tener en cuenta para elegir una? Desvelamos las principales claves para conocer qué es una cámara térmica y qué características debemos tener en cuenta a la hora de elegir entre la oferta disponible en el mercado.

¿Qué es una cámara térmica?

La radiación infrarroja o radiación IR es un tipo de radiación electromagnética, su rango de longitudes de onda va desde los 0,7 hasta los 100 micrómetros y se asocia normalmente con el calor. Una cámara térmica es un dispositivo capaz de detectar este espectro electromagnético infrarrojo, no detectable por el ojo humano, y convertirlo en imágenes visibles.

Es decir, gracias a las cámaras térmicas y al uso de la termografía, podemos determinar las temperaturas de los objetos y personas a distancia, captando la radiación infrarroja que emiten sin necesidad de contacto físico.

¿Qué usos suelen darse a las cámaras térmicas en seguridad?

Es habitual su uso para detectar posibles intrusos, cuando las condiciones así lo requieren, por ejemplo, en entornos donde haya humo, polvo, follaje moderado, niebla ligera… e incluso en condiciones de oscuridad absoluta.

Por otra parte, también es frecuente encontrar este tipo de cámaras en instalaciones exteriores, para detectar la invasión en perímetros o superficies demasiado extensas para ser alumbradas, así como en entornos que requieran para su seguridad la recopilación de información no visible, como qué ventanas están abiertas o qué vehículos acaban de estacionar.

También resultan muy útiles para todos aquellos usos relacionados con el control de procesos productivos, la prevención de incidentes y la gestión de calidad, principalmente en entornos industriales.

12 características que debemos tener en cuenta a la hora de elegir una cámara térmica:

1. Tipo de cámaras

Dependiendo de la ubicación seleccionaremos cámaras tipo bullet, domo, ocultas, posicionador…

2. Posibilidades de la lente

Es necesario tener en cuenta si son solo térmicas o duales (lente térmica y lente para luz visible).

3. Tipo de cámara según su tecnología

Hay que conocer el tipo de conexión de la cámara: IP, analógica o HD.

4. Lente mínima

¿Cuál es la lente más corta que el fabricante tiene en su catálogo? Aquí valoraremos cuál es la cámara con un mayor campo de visión y un menor alcance.

5. Lente máxima

Por el contrario, estudiando esta característica, conoceremos el menor campo de visión de la cámara y mayor alcance.

6. Sensibilidad

Indica la diferencia de temperatura que es capaz de detectar la cámara y la unidad de medida es el milikelvin; cuanto menor sea la cantidad, mayor será el detalle del objetivo y será capaz de detectar menores diferencias de temperatura.

7. Resolución máxima

El número máximo de píxeles que se puede obtener de cara a la calidad de la imagen.

8. Protección

Según el uso, esta característica nos hará decidir entre un modelo u otro: protección antivandálica, contra el agua, anticorrosión…

9. Tipo de detector

¿Cuál es el material del detector utilizado? Básicamente se diferencian entre las que usan semiconductores exóticos que necesitan refrigeración (uso militar o máxima seguridad) o aquellos detectores que funcionan a temperatura ambiente (usos más habituales).

10. Opciones de Analítica Integrada

¿Qué tipo de analítica incluye o se puede incluir en la cámara? Esta es una de las claves que más versatilidad nos ofrecerá. Actualmente tenemos opciones que nos permiten conocer si un objeto entra/abandona/está detenido en un área, detección perimetral y merodeo, normas preestablecidas para el acceso de vehículos/personas, medición automática de temperaturas, detección de audio y clasificación de sonidos…

11. Documentación requerida

Algunos fabricantes exigen información del instalador y del cliente final para poder adquirir sus cámaras térmicas; dependiendo del uso y la confidencialidad que requiera el proyecto, este podría ser otro de los puntos para tener en cuenta.

12. Modelos disponibles

Por último, si tenemos que decantarnos por un único fabricante, tendremos también en cuenta la variedad de modelos a elegir.

Securitas ofrece la confianza de trabajar con expertos en las distintas áreas implicadas en cada solución de seguridad con las ventajas de tener un único interlocutor. Nuestra neutralidad respecto a los fabricantes nos permite ofrecer, sin compromisos, la solución más idónea para cada cliente. Al mismo tiempo, mantenemos acuerdos con las principales marcas, lo que nos permite ofrecer las mejores condiciones.      

A través del gestor de seguridad, nuestros clientes acceden a las últimas tecnologías y avances y diseñamos una solución personalizada, integral y totalmente orientada a la continuidad del negocio. ​

¡Solicita más información!

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

©2018 Securitas Seguridad España, S.A. | Aviso Legal | Política de privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?