Cómo reducir el gasto energético de tu empresa en 8 pasos
  • Te proponemos 8 consejos para comenzar a reducir el gasto energético de tu empresa en el día a día.
  • Asegurarse de que las luces y los equipos están apagados cuando no se están usando o controlar la temperatura son medidas tan sencillas como eficaces.
  • Los sistemas de seguridad de tu empresa pueden contemplar también la gestión sostenible de la energía.

Independientemente del tamaño de tu empresa, reducir el gasto energético es una forma fundamental de ampliar el margen de beneficios y de contribuir al cuidado del planeta. ¿Has pensado cuánta energía estás pagando por cada luz que permanece innecesariamente encendida? ¿Y cuánta se malgasta por esa regleta que no funciona del todo bien? ¿O por una climatización incorrecta en invierno? Puede parecer poco gasto, pero lo cierto es que, dependiendo del tamaño de tu negocio, el impacto en el medioambiente (y en tu bolsillo) puede ser enorme. Si buscas una forma de hacer más sostenible tu empresa, en este artículo repasamos algunas de las medidas más sencillas para lograrlo.

Para reducir el gasto energético en tu empresa, lo primero que debes tener en cuenta son las necesidades de tus empleados y de tus clientes. De esta forma, podrás determinar la inversión de energía precisa. Tu objetivo es alcanzar un gasto más eficiente y evitar el despilfarro energético. ¿Pero cómo puedes lograrlo?

A menudo, las medidas que más contribuyen a reducir el gasto energético de tu empresa son las más asequibles. Por eso, te proponemos estos ocho pasos para mejorar el ahorro que puedes comenzar a aplicar desde hoy mismo:

1. Asegúrate de que las luces y los equipos están apagados cuando nadie los esté usando

Seguro que más de una vez alguien se ha dejado el ordenador o las luces encendidas al salir de la empresa. Como en casa, este es el primer paso para no engordar la factura de la luz más de lo debido. Puedes designar a una persona para comprobar que los equipos están apagados o suspendidos evitando ese gasto extra. Lo mismo es aplicable a impresoras, televisores, cafeteras o microondas, por ejemplo.

2. Aprovecha la luz natural siempre que puedas

Además de reducir el gasto energético innecesario, le dará vida a las instalaciones. ¡Incluso aumentará el bienestar de los empleados!

3. Utiliza dispositivos eficientes

Más allá de reemplazar las bombillas por unas de bajo consumo, es conveniente actualizar los ordenadores y otros dispositivos si ya tienen unos años. Puede parecer una inversión costosa, pero piensa que a largo plazo puede suponer un importante ahorro en tu factura. Además, en el caso de los ordenadores y equipos de trabajo, mejorará también la productividad de tus empleados.

4. Mantén la temperatura con materiales aislantes

La calefacción y el aire acondicionado son otros de los factores que más peso tienen en el gasto energético de una empresa. Esa ligera brisa que entra en invierno aun con las ventanas cerradas puede traducirse en grandes pérdidas tanto de temperatura como de dinero. Procura contar con materiales de construcción de calidad con propiedades aislantes en todas las instalaciones.

5. Controla la temperatura ambiental

Mantén el ambiente de tus instalaciones a un grado menos en invierno y a un grado más en verano. La diferencia no es mucha, pero sí lo suficiente para ahorrar. Asimismo, si tus climatizadores tienen más de 10 años, es buena idea reemplazarlos por un sistema nuevo y más eficiente.

6. Colabora con los empleados para reducir el gasto energético

Escucha a tus empleados para pensar nuevas formas de ahorro. La gestión de la energía en una empresa no solo depende de los directivos, también es cosa de los empleados. A fin de cuentas, las actividades del día a día son las que ocupan la mayoría del gasto. Por eso, mantener un diálogo abierto con otras personas de la empresa contribuirá a crear una cultura energética eficiente.

7. Pide una auditoría especializada

A veces no es fácil de detectar lo que está provocando un gasto extra. Puede que hayas seguido todos los pasos anteriores y, aún así, la factura siga disparada. Sea o no sea tu caso, es recomendable pedir una auditoría energética. Una empresa especializada puede ayudarte a comprender dónde se gasta más energía de lo necesario y qué puedes hacer para ahorrar.

8. Comprueba que la gestión sostenible es parte de tu modelo de seguridad

Existe una relación directa entre el ahorro y la protección de tu empresa. Un modelo de seguridad integral debería contemplar también la gestión sostenible de edificios e instalaciones. Por eso, determinados servicios de seguridad, como Securitas Mobile, permiten controlar mediante rondas y sensores aquellas actividades que contribuyen a reducir el gasto energético de tu empresa. Securitas Mobile es un servicio de vigilancia presencial itinerante cuyas visitas se realizan periódicamente y en horario aleatorio. Esto permite detectar todo tipo de anomalías y situaciones de riesgo en el perímetro exterior e interior de las instalaciones y así mitigar el gasto que suponen.

Por ejemplo, los vigilantes pueden comprobar el mantenimiento de la temperatura ambiental o apagar aparatos eléctricos que no se están usando. Posteriormente, se envían al cliente informes y estadísticas sobre el estado de la empresa en tiempo real.

Una solución de seguridad integral contribuye a optimizar los recursos, pero, además, es esencial para detectar anomalías en los sistemas de canalización del agua, gestión de luces y aparatos eléctricos, que aparte de pérdidas pueden provocar incidentes más graves como incendios o inundaciones.

¿Quieres saber más sobre nuestras soluciones integrales de seguridad? ¡Solicita más información!

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

©2018 Securitas Seguridad España, S.A. | Aviso Legal | Política de privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?