Seguridad personal para directivos

La seguridad personal es una medida de primer orden porque los empresarios pueden ser un objetivo para la delincuencia. En este artículo te revelamos una serie de consejos con los que combatir los riesgos a los que se expone un directivo.

Los viajes frecuentes o el acceso directo y constante que tienen los directivos a información sensible de la empresa son algunos de los factores que pueden hacerles vulnerables a ciertos peligros. Por estas razones, es necesario que se tomen medidas transversales e integrales de seguridad personal.

La seguridad personal

Los perfiles directivos, por lo general, son un objetivo más atractivo para los delincuentes. Por este motivo, resulta imprescindible conocer cuáles son las recomendaciones de seguridad personal que tienes a tu alcance. En primer lugar, debes tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. El estatus: si tienes un perfil económico, social y profesional alto, debes saber que tienes una mayor exposición a algunos riesgos.
  2. El exceso de confianza: pensar que a ti no te pasará nada es un error. Debes contar con el apoyo de profesionales cualificados y de confianza a la hora de pedir consejo y no compartir información sensible con personas ajenas a tu entorno.
  3. La capacidad de reacción: prestar atención a lo que te rodea para poder detectar y reconocer peligros es fundamental para que tu entorno sea lo más seguro posible. Adelantarte a posibles incidencias es clave.
  4. Sé prudente y discreto: mantener un perfil discreto te puede ayudar a no ser objetivo delincuencial.
  5. Adopta medidas tendentes a evitar, minimizar o dar respuesta a las incidencias que puedan darse: instalar cámaras de videovigilancia, contratar servicios de inteligencia, consultoría o trazar planes de respuesta rápida ante posibles situaciones de peligro, son algunas ideas.

Medidas de seguridad en tu domicilio

Entre las medidas para minimizar los peligros a los que se expone un directivo, se incluyen estrategias de seguridad que protegen el entorno personal del empresario, así como el de las personas de su círculo más cercano (amigos o familiares). 

Contar con sistemas de detección de intrusos instalando, por ejemplo, cámaras de videovigilancia o medidas de seguridad físicas, es fundamental para la seguridad en tu domicilio. Pero ¿qué otras medidas preventivas puedes poner en marcha?

  1. Contrasta información sobre las personas del servicio doméstico que vayas a contratar.
  2. No exhibas datos personales en el buzón exterior ni en las puertas de tu vivienda.
  3. Solicita que los proveedores de servicios que acudan a tu domicilio se identifiquen con credenciales de la empresa.
  4. Destruye información sobre direcciones o cuentas bancarias antes de tirarlas.
  5. Protege tus equipos electrónicos (contraseñas, firewalls, cifrado, etc.) y la red doméstica.
  6. Lleva un control de llaves: contando, también, con accesos de clave electrónica o controles de acceso biométrico.
  7. Identifica y reparte tus objetos de valor en lugares distintos de tu propiedad.  

Situaciones de peligro. Qué hacer en caso de…

La extorsión y los robos son peligros comunes a los que un empresario puede estar expuesto, tanto en su empresa como en su domicilio. Por ello, debes conocer los protocolos a tener en cuenta en las siguientes situaciones:

En caso de robo

En primer lugar, actuar con tranquilidad es fundamental para tu seguridad, por lo que evitar heroicidades es la norma número uno.

Sigue las instrucciones. Aunque se trate de una situación de estrés, trata de mantener la suficiente sangre fría como para memorizar datos de tus asaltantes, como, por ejemplo, su aspecto físico, cómo van vestidos o cualquier otro detalle que pueda ser útil para su posterior identificación.

En caso de extorsión telefónica

Más del 90% de los casos de extorsión telefónica responden a llamadas falsas, por lo que mantener la calma y no ceder es lo más recomendable. Asimismo, sea cual fuere la modalidad de extorsión, lo primero que has de hacer es guardar las evidencias (si las hubiere) y ponerlo en conocimiento de las autoridades inmediatamente.

En caso de ser tomado como rehén

En estas peligrosas circunstancias, el delincuente está dominado por la ansiedad. Por ello, trata de mantener la calma para no generar violencia en tu captor. Esto incluye evitar movimientos bruscos, no dialogar con el asaltante y no negociar por tu cuenta.

Desde Securitas trabajamos en la elaboración de guías personalizadas para nuestros clientes con recomendaciones de seguridad y autoprotección que reducen el nivel de riesgo en distintos ámbitos tanto de la actividad profesional como personal. Estas recomendaciones son personalizadas tras un profundo análisis del cliente: su entorno, actividad, hábitos, agenda, reputación, huella digital, etc.

¡Solicita más información!

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

©2018 Securitas Seguridad España, S.A. | Aviso Legal | Política de privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?