El Blog de Securitas

Drones en Infraestructuras Críticas: ¿amenaza o solución?

Drones en Infraestructuras Críticas: ¿amenaza o solución?

Compartir en linkedin
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Drones de Securitas en SOGAMA
Introducción

Jesús de la Mora,

Director del Área de Consultoría de Securitas Seguridad España.

Como tantos otros avances tecnológicos, los RPAS (Remotely Piloted Aircraft System), habitualmente llamados drones, han llegado para quedarse. El potencial de su aplicación es imparable en sectores tan diversos como la industria y el transporte. Y, por supuesto, está siendo clave en el ámbito de la seguridad pública y la gestión de las emergencias. En este sentido, también ha transformado el sector de la seguridad privada, ya que su uso permite aumentar la capacidad de protección en determinadas instalaciones.

Las dos caras del uso de los drones en infraestructuras críticas

No obstante, también es necesario resaltar la amenaza que suponen los drones con objetivos de espionaje, tráfico de drogas, terrorismo, ataques contra personas concretas, eventos o aeropuertos. Por tanto, en las infraestructuras críticas, las que proporcionan servicios esenciales a la sociedad debemos empezar a implementar soluciones. Soluciones activas de videovigilancia y respuesta con drones que neutralicen a los de intención maliciosa.

Para dimensionar la amenaza de los drones, solo tenemos que revisar noticias recientes como por ejemplo el traslado de droga desde Marruecos a Andalucía con un dron de 4,5 metros capaz de transportar una carga de 25 kg a una velocidad de 125 km/h y con 7 horas de autonomía de vuelo, que fue interceptado por la Policía. También se utilizó un dron autónomo para un atentado en Libia según Naciones Unidas que causó el cierre puntual de aeropuertos como el de Barajas en Madrid o el de Gatwick en Londres.

Esta amenaza se ve acrecentada por la facilidad con la que se pueden adquirir los drones y su difícil detección. El medio aéreo y la velocidad que pueden alcanzar facilitan la consecución de sus objetivos, a no ser que se tomen medidas específicas frente a ello.

¿Cómo protegernos de los riesgos de los drones?

¿En qué posición nos encontramos en este momento respecto a esta amenaza? ¿Estamos preparados para detectar y neutralizar estas aeronaves? ¿Se están implantando las medidas necesarias? ¿Tenemos capacidad de reacción para frenar a los drones? Para dar respuesta a estas preguntas conviene analizar algunos aspectos:

  • Dentro del mercado de la seguridad, ya existen soluciones específicas para implantar drones con el equipamiento adecuado para las labores de videovigilancia activa en infraestructuras críticas. También existen soluciones reactivas con sensores pasivos de radiofrecuencia que detectan drones en un radio de hasta 5 km, así como con soluciones avanzadas para la neutralización de drones basadas en algunos casos en sistemas de inhibición (jammers).
  • A nivel jurídico, la normativa europea está avanzando en cuanto a la definición de un marco común para todos los países. Ya es posible realizar, con las garantías necesarias, operaciones de vuelo dentro del espacio aéreo controlado (CTR) durante la noche y en núcleos urbanos.
  • Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están dedicando medios y dotaciones centrados en cubrir este tipo de amenazas. En este sentido, también han incorporado sistemas de detección e inhibición como parte de sus competencias.
  • Por último, las empresas de seguridad están aportando soluciones, principalmente de videovigilancia, para la protección de las instalaciones desde un plano preventivo.

El papel relevante de la seguridad privada

Considerando todo lo anterior y con la vista puesta en las infraestructuras críticas, conviene avanzar en el uso de los drones. Además, como la mayoría de estas instalaciones pertenecen al sector privado, la seguridad privada tiene un papel relevante en su protección. Es necesario tomar medidas preventivas, especialmente las destinadas a la detección y neutralización de estos drones, cumpliendo siempre las exigencias legales y en coordinación con las FFCCSE.

En definitiva, no podemos despreciar a los drones como un riesgo para las infraestructuras críticas, por lo que la seguridad privada debe actuar como un activo esencial.

Securitas está autorizada por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) como operador de RPAS en tareas de observación y vigilancia aérea, así como de vigilancia de incendios forestales. En nuestra apuesta por la innovación, hemos desarrollado un servicio de vigilancia basado en drones para la Sociedade Galega do Medio Ambiente (SOGAMA). Con este servicio les ayudamos a desarrollar su actividad con la máxima seguridad y protegiendo sus operaciones más sensibles.

Temas relacionados

Si quieres conocer más soluciones contacta con nosotros

De conformidad con el artículo 6.1 a) del Reglamento Europeo de Protección Datos, los datos consignados en este formulario serán tratados por el responsable del tratamiento, SECURITAS SEGURIDAD ESPAÑA, S.A., con la finalidad de gestión de la presente solicitud, y cuyo tratamiento se realiza en base a la Política de Privacidad.

Artículos relacionados